3 de mayo de 2013

De ciclos en la vida...


Alguien hace poco me dijo que todo en la vida es cíclico, y esa frase me quedó grabada en la mente. No sé porqué, pero algo se iluminó en mí y tomé una decisión que venía pensando desde hacía algún tiempo: cerrar el foro y dedicar más tiempo a mis planes de vida, a muchas cosas que venía posponiendo y se me estaban convirtiendo en grandes fantasmas que me perseguían a todas partes. Así que después de casi cinco años de trabajos en grupo, de bordados con las amigas y de aprender mutuamente, hoy se ha cerrado una etapa, ha empezado un nuevo ciclo que espero traiga todo lo que añoro.

Durante este último mes, he recibido toda clase de mensajes de cariño, de agradecimiento, de apoyo y no he hecho más que llorar. No crean, para mi es muy duro terminar con este espacio, que abrí pensando en la libertad al escoger qué, cómo, cuándo y con quién bordar, estaba aburrida de tantos sitios en los que se imponían reglas absurdas -sé que las colocan con buena intención- que no iban con mi idea de diversión al tomar la tela y la aguja, de empezar a dar una o dos puntadas y relajarte, descansar de los problemas de la casa, del trabajo, de las cosas que te agobian en la vida y transportarte a otro espacio, tuyo, solo tuyo, en el que nada más cuenta: solo tú, la tela, el hilo, la aguja y el diseño que quieres plasmar en ella.

Tengo la gran dicha de haber conocido amigas maravillosas que llevo en mi corazón, de conocer personas tan generosas que a cambio de lo poco o nada que yo podía ofrecerles me enviaban regalos preciosos, o mensajes, o simplemente apoyo emocional en momentos difíciles de mi vida, y eso no tengo cómo agradecerlo; esas muestras de cariño son las que me tienen el alma un poquito rota el día de hoy. A ellas les digo: ¡GRACIAS!

A todas las nenas que entraban algunas veces al foro, que bordaban como ellas querían, que apoyaban a las demás así no pudieran bordar, que compartieron su vida con nosotras y sintieron que el foro era su casa: ¡GRACIAS!

A las chicas nuevas, que no tuvieron la posibilidad de estar mucho tiempo en el foro pero se despidieron como si llevaran toda una vida en él: ¡PERDÓN!

Gracias a todas y cada una de las integrantes del foro, a todas por estar allí, a todas por enseñarme cosas valiosas de la vida y el bordado, y por seguirme en mis locuras. ¡Las adoro! Mil besos, y como les dije en el mensaje de despedida, seguiremos unidas en la vida, recuerden lo que dice el Hilo Rojo.

Mil besos con todo mi corazón, Karyne