26 de octubre de 2015

L de Luz


Cada año procuro regalar a las profesoras de mis hijas un detalle, muchas veces son cosas pequeñas bordadas acompañadas de alguna otra cosa como una mermelada, pero hay profesoras que han marcado la vida de los hijos y en el caso de las mías, han sido dos: Belita a quien le bordé su inicial el año pasado y Luz Andrea, una educadora maravillosa, estricta y amorosa, que sabe cómo inculcar o profundizar en los niños el amor por ser responsables y por la lectura. Desde pequeñas a mis niñas siempre les he leído y les encantan los libros, pero el leer por pasión con una disciplina diaria, sinceramente creo que es todo su mérito y por eso le he preparado este regalo.

Besos, feliz bordado. Karyne