8 de enero de 2014

Cuando los taitas marcan la hora


A petición de los padres todo puede suceder, inclusive que se borde aquello que no queríamos. Y eso me pasó con este reloj, mi mami se enamoró de él y me pidió que se lo bordara como regalo para su nueva casa, esa misma que disfruté en diciembre de paseo, ¿cómo decir que no? Pues en la feria, en los tiempos muertos me dediqué a bordarles su regalo, lo terminé después en Anapoima, ya que al final los ratos de ocio solían ser menores que al comienzo -¡afortunadamente!- y aquí está: un reloj a gusto de mi querida progenitora. Solo me resta llevarlo a enmarcar para poder entregárselo como debe ser.

Besos, feliz bordado. Karyne

PD/ No olvido que debo la última tarea del SAL en Honor a Montse, ya estoy preparando el archivo.

4 comentarios:

  1. Si es que es imposible decir que no a una madre :)) me encanta, muy chulo. A mi me pasó igual pero con mi hermana, se enamoró de un cuadro con cafeteras y no puede decirle que no jajaaj, aunque debo decir que disfruté mucho haciéndolo. Le sacaré fotos y las publicaré en el blog.
    Saludos!!

    anillosybotones.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Tan lindo Kary, además que detallaso con la mami..... Seguro que cuando se lo entregues estarán muy felicies las dos!!!!

    ResponderEliminar
  3. Si que te quedo de maravilla y tu mami lo disfrutara cada que vea la hora.....felicidades Kary.

    ResponderEliminar
  4. Te quedo hermoso el reloj!!! lo que uno hace por sus mamis. Me encanto tu portada de blog, todas las hadas se ven Divinas. bss

    ResponderEliminar

¡Gracias por dejar tus comentarios!
Un abrazo, Karyne