16 de noviembre de 2012

Sweet Pea Gazebo Sampler


Con algunas personas como con algunas cosas, lugares, situaciones y por supuesto bordados, sucede que al comienzo no te caen muy bien y eso me ocurrió con este sampler, no tuvimos un buen comienzo: la tela no me gustaba, no le pude coger el borde como yo quería, me tocó ponerle cinta que la detesto, me equivoqué y me tocó desbaratar varias veces y la verdad se me hacía interminable cuando pensaba en darle algún empujón; pero algo extraño sucedió, más o menos en la mitad del trabajo empecé a entusiasmarme y alcé el vuelo!


De hecho estoy terminando este bordado un mes antes de lo programado, espero mis compañeras de labor no se asusten ni quieran matarme, pero es que una vez empecé con ganas ya no pude parar de bordar y ahora estoy maravillada, sobre todo con la escogencia de las cintas para las flores, creo que fue una buena elección y bordarlas fue tan sencillo, más que nada por el entusiasmo que le puse a esa última parte!


Y fue tal mi felicidad que hice lo impensable: sacar de mis abalorios/tesoro para terminarlo, no crean, esos corazones que están al final los guardo como gata en celo, solo los utilizo en trabajos muy especiales porque me quedan muy pocos y ya que estaba en esas, pues las perlas también son debidamente mezquinadas, así que ya ven, las primeras impresiones no siempre son lo que parecen -con la gente, las cosas, los lugares ni mucho menos con los bordados-. Besos, feliz bordado! Karyne