30 de marzo de 2012

Lando Calrissian


Debo aceptar que aunque mi amor de Star Wars fue desde un comienzo Han Solo por obvias razones, cuando vi a Lando Calrissian con esa sonrisita socarrona y coqueteándole a la Princesa Leia mis deseos ocultos se dividieron en dos... obviamente me partió el corazón cuando traicionó y ayudó a congelar a mi adorado Han, pero supo reivindicarse... creo que en el fondo yo lo sabía, un morenazo tan lindo no podía ser malo al final de la película!


Por eso ha sido un placer bordarlo... recordando esa sonrisa deliciosa que en su momento me enamoró! Besos y feliz bordado, Karyne