7 de marzo de 2012

Me gusta el coco...


... lo asocio con mi niñez! Cuando era una niña una cuadra abajo de mi casa había una fábrica de helados, y eran una absoluta delicia, había una colina y la fábrica quedaba en la base y había que subir para llegar a mi casa, entonces no había cosa más deliciosa que comprarse un buen helado para hacer más llevadera la subida... qué exagerada, pero cuando yo era niña pues así lo sentía y el que más me gustaba era el de coco, dulce, frío, con trozos cortados o rallados y en la punta se veían las boronas de lo poco de cascarita que le quedaba!

Claro que caso aparte era el agua... yo no entiendo todavía porqué pero no usaban el agua para hacer los helados, entonces la vendían, como si fuera agua normal y mi mamá me mandaba a comprar a veces, no sé si la han probado pero bien fría es una delicia, por eso cuando ví este cuadro con ese coco partido por la mitad, la verdad se me hizo agua la boca y no pude evitar pensar en bordarlo para ponerlo en la pared detrás de mi mesa del comedor! Empecé hace unos días y le había dado un par de puntadas, pero hoy me puse juiciosa y avancé algo de la base, la verdad aunque no parezca es muy laborioso porque hay que hacer combinaciones de colores muy similares y me he enredado un poquito, pero no importa, el trabajo bien lo merece porque me encanta!

Un beso, Karyne