2 de abril de 2013

Había una vez...

...una finca cafetera muy bonita. En ella conocí a mi esposo, vivimos los primeros días de nuestro noviazgo y nos enamoramos. Es la finca de mis suegros, que visité por primera vez hace quince años y a la que no iba hace seis, por cosas de la vida. En esta semana santa fuimos de nuevo, de paseo, y aunque sabía que había decaído no me imaginé encontrarla tan feita y dejada.


A pesar de eso descansamos mucho, las niñas estuvieron muy contentas, en el monte, entre los cafetales, en el pueblo comiendo helados y raspado y nosotros también: yo dormí cantidades casi obscenas, cociné muy poco y de verdad llegué renovada a Bogotá. Han Solo se divirtió a su modo, pescando cucarrones, correteando a las gallinas y a todo bicho que le llamaba la atención, llegó rendido a la casa, a dormir en todo momento.


Una de las cosas que me gustaba de ir a la finca era lo mucho que podía bordar, esta vez, aunque hubo mucho tiempo, la cama ganó la partida y esto fue lo único que logré avanzar en mis reglas de halloween, de a pocos, descansado, charladito con la abuelita de Carlos, con mi suegra y los cuidanderos de la finca. Pero no importa, lo hice como a mi me gusta, sin afanes, con amor y alegría, ¡y eso es lo que vale!

Besos, feliz bordado. Karyne

5 comentarios:

  1. Kary, qué bello que hayas podido ir nuevamente a la Finca de tu Amor y que pudieras descansar...

    Las niñas ya me imagino lo contentas que estuvieron.

    Te dejo un gran abrazo Nena, seguimos con el pendiente (no se me olvida) pero aún no esta del todo listo, he estado apachurradita con los bordados, solo el crochet me ha tenido ocupada... Ups!

    ResponderEliminar
  2. Todo es necesario y si tú necesitabas dormir en vez de bordar, hiciste muy bien.

    Besos ^-^

    ResponderEliminar
  3. Has hecho bien en descansar a gusto.Ya habrá tiempo para bordar y demás... un beso

    ResponderEliminar
  4. Si señora ESO ES LO QUE VALE disfrutar bordando sin prisas, charlando, saboreándolo a gusto, ... Me alegro de que descansaras mucho y lo pasaras bien junto a tu familia. He leído en una entrada anterior que sientes que nos complicamos mucho la vida últimamente con tanto material caro y sofisticado para bordar CUANTA RAZÓN TIENES, al final lo mas sencillo es lo que mas se disfruta en todos los sentidos, discurrir alternativas a materiales caros haciéndolos nosotras mismas o reutilizando algo usado o antiguo es mucho mas satisfactorio que comprarlo y punto. Bordar en un bastidor redondo y sencillo sentada fuera de casa a plena luz del día es mucho mas gratificante que bordar en un ostentoso bastidor de pié bajo la luz de una estupenda lupa, ... Creo que con los años aprendemos a valorar mas las cosas sencillas de la vida, ahora sólo tenemos que intentar disfrutarlas sin complicarnos. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

¡Gracias por dejar tus comentarios!
Un abrazo, Karyne