15 de marzo de 2013

Dos toallas


Con los años me he dado cuenta que hacer toallas bordadas es casi un suplicio para mí, no sé porqué, pero me parece de lo más aburridor que puede haber. Y claro, mi mamá me ha pedido que le borde un par de toallas para darle de regalo a una pareja de amigos suyos; creo que le dí más vueltas pensando en cómo hacerlas, tomándolas en las manos, viéndolas con cara de aburrimiento que lo que me demoré bordándolas. Al final, aquí están las dos toallas de regalo para mi mamá, la verdad con más pena que gloria, nada especiales, solo por que era ella quién me lo pedía.

Besos, feliz bordado. Karyne