15 de marzo de 2013

Dos toallas


Con los años me he dado cuenta que hacer toallas bordadas es casi un suplicio para mí, no sé porqué, pero me parece de lo más aburridor que puede haber. Y claro, mi mamá me ha pedido que le borde un par de toallas para darle de regalo a una pareja de amigos suyos; creo que le dí más vueltas pensando en cómo hacerlas, tomándolas en las manos, viéndolas con cara de aburrimiento que lo que me demoré bordándolas. Al final, aquí están las dos toallas de regalo para mi mamá, la verdad con más pena que gloria, nada especiales, solo por que era ella quién me lo pedía.

Besos, feliz bordado. Karyne

4 comentarios:

  1. Bueno, no son nada del otro mundo pero han quedado bien.
    La letra que has utilizado es bonita.

    Besos ^-^

    ResponderEliminar
  2. jajajaja tienes toda la razón... nada del otro mundo, la verdad es que los laterales los hice sin saber muy bien cómo terminarían, en fin!

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola Karyne:
    Te diré que una toalla es un detalle muy socorrido que nos saca de cualquier apuro, aunque no soy yo muy entusiasta de repetir, igual con el tiempo me gusta !nunca se sabe!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. A pesar te tu suplicio jijiji te quedaron geniales, son un buem regalo. Besitos amiga.

    ResponderEliminar

¡Gracias por dejar tus comentarios!
Un abrazo, Karyne