7 de marzo de 2013

Boo Club - Final


¿Qué puedo decir? Me emocioné y terminé este bordado, ¡solo eso!. Llevo dos semanas sin trabajar porque el sitio donde laboro se encuentra en paro, así que me puse manos a la obra y en menos de lo que yo pensaba, y entre puntada y puntada, terminé!


Obviamente estoy feliz, no podría ser de otra manera y aunque aún tengo tarea por delante pues los botones que había comprado para colocar los adornos no me sirvieron (quedaron muy grandes) eso ya es cosa de un momento y doy por terminada esta labor. Definitivamente es una maravilla poder bordar acompañada, cuando esa persona te entiende, sabe de tus manías y no se angustia si en un afán borderil se masacra el cronograma tan organizado que teníamos en mente!


Y aquí mi otro acompañante de estos días, ¿no es una ternura? No crean, el se las da de bordador, mete las narices en mis hilos, se me ha robado las tijeras un par de veces y hasta colabora poniendo las patas encima de la tela, solo para que no me la vuele el viento que entra por mi ventana.

Besos, feliz bordado halloweenesco. Karyne