26 de febrero de 2013

Oh, ¡le mustache!


Y si, he caído en la tentación de los bigotes, no podía ser de otra forma cuando Gaby me dice que en su colegio las niñas están llevando las uñas pintadas con bigotes y manillas con bigotes y anillos de bigotes y ¡ay mami mira ese collar de bigotes, me gusta mucho!. Pues bien, manos a la obra, fieltro, relleno, cintas, cadena y otros aditamentos propios de la bisutería, aquí está: mi primer bigotudo.


¡Y aquí una foto de la feliz propietaria! Besos, Karyne