16 de febrero de 2013

¡Las bellas margaritas!


Si hay unas flores que me gusten son las margaritas, ¡me parecen preciosas! Y ayer, cuando mi esposo me trajo estas a regalar, recordé las botas de Ana Lucía que sacamos ayer para reciclar pues ya no le quedan buenas, inmediatamente las lavé y las utilicé de florero, ¿no se ven preciosas?

Hacerlo es muy sencillo, en el interior de cada bota introduje un frasco de vidrio con agua hasta la mitad, luego corté las flores a la altura que deseaba quedaran y las metí en cada bota. Sencillo, muy decorativo y original. Hoy comparto con ustedes una de las cosas que me producen felicidad en la vida, ¡tener flores en mi casa!.

Besos, Karyne